Páginas vistas en total

viernes, 15 de septiembre de 2017

La ciudad abrasada

Me asomo a la ciudad, 
en el sol fuerte del mediodía, 
y se derrite en un vaho que ahoga el pecho, 
y niega la sonrisa. 
Cómo tener algo de gracia 
en esta hora donde hierve 
hasta el alma. 
Yo casi,
ni me reconozco, 
tampoco a los otros, 
menos a mi ellos 
Somos sombras sin cuerpo, 
caminando sonámbulos 
por las calles y avenidas de una ciudad, 
a la cual el sol ha puesto en llamas, 
en esa hora 
en que nos sentamos a almorzar, 
y a conversar la vida



Foto propia: Cañaveral, Floridablanca, Santander (Colombia)


viernes, 1 de septiembre de 2017

INNOMBRABLE

Vendrán a rescatar tu nombre
las palomas,
de entre las fosas perdidas
para que la herida se cierre,
se suture la herida. 
El viento se detendrá en el olor
de los naranjos,
con alguna canción
suya de rebeldías,
desenterrada de allí,
de la tierra sin nombre,
donde antes de la muerte
fue la orgía de la carne
desgarrada,
de los huesos rotos

Foto de Artelista







lunes, 14 de agosto de 2017

Espejismo

Bien lo tengo presente. Corrían los vientos de agosto, alzándolo todo a su paso, hasta la mata de sus cabellos castaños, que se le iban en guedejas de hebra y brisa, y ella trataba de aplastar en su cabeza como un casquete que no encaja. 

Bajo el templete, en la mitad del puente que unía al barrio con el Centro comercial, en el asombro de esa tarde de sol de los venados, me quedé mirándole sus ojos esmeralda, y la besé con ansiedad. No era el único beso que le daba, pero quizás sería el último, pues no la volvería a ver jamás. 

Ahora entendía, por qué me dijo  con  tanta insistencia esa misma tarde, que ojalá no estuviera enamorado,  "ternura, yo soy sólo un espejismo."

Foto propia: Puente San Francisco, Piedecuesta



martes, 1 de agosto de 2017

Memorial de brujas




Eran otros tiempos,
cuando no amenazaba el ruido
al silencio
En esta hora misma,
al canto de  maitines,
pulía al borde del sueño,
Vicente Arenas Mantilla*
sus Crónicas y leyendas.
Una legión de brujas,
las de Malpaso,
revestidas de lechuzas,
hendían de sombras,
 el cielo limpio
de la noche.
Al amanecer, 
la quebrada de Las Cruces,
era una hedentina de gatos negros,
con las tripas rotas







*Vicente Arena Mantilla, cronista mayor de Piedecuesta, autor de Crónicas de mi Tierra, y Estampas de mi tierra

Foto propia de Piedecuesta, sector del barrio legendario, Hoyo Grande.

jueves, 13 de julio de 2017

De ausencias y presencias

Cuánto sabe la noche de ti.
En las flores de azahar me devuelve
el olor de tu pelo,
que se queda en el aire de este cuarto,
perfumando los recuerdos.
Cuánto sabe la noche de ti.
Me devuelve en el marco de la ventana
aquella luna que se quedaba en tus ojos
al primer beso.
Cuánto sabe la noche de ti,
que calienta el frío de la piel
como tú la encendías de ardor 
al primer canto de gallos
anunciando la madrugada.



Pintura intervenida de Maher


viernes, 30 de junio de 2017

Masacre (microcuento)


Había niños como yo, entre los muertos tendidos sobre las baldosas frías del anfiteatro. Ya no sonreían, ni se les veía la cara triste, como cuando estaban vivos. Sólo esas terribles costras de sangre en la cara y en la piel,  que recordaban  la masacre.



Foto propia: cementerio de Piedecuesta




miércoles, 14 de junio de 2017

DE ASOMBROS






Abrió los ojos
y el día estaba ahí,
derretido de sol
de nubes blancas
como las velas alzadas
de un inmenso barco 
a la deriva,
en el vasto mar del cielo




*Foto propia: amaneceres soleados, Piedecuesta.